Los grandes desconocidos del botox.

La toxina botulínica se ha hecho tan famosa que incluso el nombre con el se comercializa acabó en el diccionario de la Real Academia Española como 'bótox': "toxina bacteriana que se utiliza en medicina estética".


Sin embargo, más allá de su conocido uso como efectivo tratamiento antiarrugas (frente, patas de gallo o entrecejo), la toxina botulínica tiene otros fines igual de efectivos pero que se encuentran más en la sombra. Por eso, hoy venimos a contaros cuáles son estos, su funcionamiento y resultados. ¡Vamos allá! 



Sudoración excesiva

La hiperhidrosis es un exceso de sudoración que afecta, especialmente, a las palmas de las manos, la planta de los pies, las axilas o el rostro, provocado por una sobreactividad de las glándulas sudoríparas de estas zonas del cuerpo. Suele iniciarse en la infancia o pubertad y normalmente dura toda la vida. Este problema puede provocar en muchos casos una alteración de la vida social e inseguridad. 


Causas

Si realizamos un esfuerzo físico, es muy normal que aumente la sudoración, el problema se presenta cuando esta sudoración excesiva aparece sin un motivo evidente. Las glándulas sudoríparas de las personas con exceso de sudoración parecen ser hiperactivas y llegan a producir una sudoración incontrolable. Esto supone una molestia física muy clara, pero para determinadas personas; también puede suponer un trastorno emocional.


Si este problema se ha convertido en un problema social, ha llegado el momento de ponerle solución. Muchos de nuestros pacientes nos comentan que han tardado mucho tiempo en decidirse a venir; y después de comprobar lo fácil que resulta someterse a este tratamiento, se arrepienten de no haber acudido antes a nuestra consulta.


Solución

Podemos reducir esta sudoración con la aplicación de toxina botulínica en las zonas problemáticas. Esta bloquea los mensajes procedentes de los nervios que ordenan a las glándulas sudoríparas a producir sudor, normalizando así el sudor. 

Un tratamiento con una alta satisfacción de los pacientes, ya que no sólo soluciona el problema, sino que en muchos casos elimina un fuerte obstáculo social.

Duración sesión: 30 minutos

Resultados visibles: Al tercer día

Duración efectos: 6 meses




Como tratamiento preventivo

Como mencionábamos antes, el botox se conoce como un tratamiento que sirve para reducir las arrugas, debido a que esta sustancia relaja los músculos y evita que generemos excesivas arrugas de expresión. </